Autobiografía del jefe

Bruce Springsteen, el obrero del rock presenta autobiografía. En español la editará Random House en septiembre. Bruce no se droga. Bruce no se ha muerto. Bruce no es un maldito. Pero tiene millones de seguidores que le adoran como el adoraba a Elvis. Con ocho años el rey le inspiró para ser músico. Con 26, en plena gira de ‘Born to Run’ (título de sus memorias, por cierto) cuando ya había sido portada de Rolling Stone, saltó los muros de Graceland por la noche para conocer en persona a su ídolo. Lamentablemente Elvis no estaba en Menphis. Y el guardia de seguridad echó a Springsteen de la mansión.

No soy un fanático del boss. Nunca he ido a uno de sus conciertos maratonianos. Pero me gustan especialmente sus letras, su sentido de la justicia y su conciencia social. Me parece alucinante que se atreva a cantar el ‘Manifiesto’ de Victor Jara en Chile, o el ‘Solo le pido a Dios’ de León Gieco en Argentina. Sin embargo, entre sus versiones la que más me gusta es esta de ‘This land is your land’ que fue con la que descubrí a Woody Guthrie.